miércoles, 28 de abril de 2010

The Spirit of Christmas, de Trey Parker y Matt Stone. 1995

Este es definitivamente el cortometraje de más éxito tanto cultural como económico realizado nunca. Es una joya de cinco minutos que inició el mito de South Park. Cuando el ejecutivo de la Fox, Brian Graden dio a Trey Parker y Matt Stone dos mil dolares para rodarla en video, pocos podían imaginarse el fenómeno popular y cultural que iba a brotar de su historia animada tan toscamente. A pesar de que los directores no lo habían planeado, el cortometraje se convirtió de hecho en el programa piloto para la mítica serie, estableciéndolo todo, desde la localización de South Park hasta la famosa frase "Kenny ha muerto".

Un perro andaluz, de Buñuel y Dalí, 1928


Peel, Jane Campion, 1982

Podría decirse que Peel es el mejor cortometraje de ficción de menos de diez minutos que se ha hecho nunca. Es la ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

More, de Mark Osborne, 1999

Este perfecto cortometraje sin diálogos es una ora maestra de seis minutos que trata de una empresa que trabaja en un proyecto secreto que se supone debe traer la felicidad al mundo. La película ganó el premio al mejor cortometraje en el Festival de Sundance en 1999.

Powers of ten

De Charles y Ray Eames
Como una molécula de un hombre tumbado sobre una manta de picnic, en un campo de hierba de Florida, está relacionada con los polos más alejados del universo, de 1977

La jetée/La pista de Chris Marker

Un excelente clásico que abrirá nuestra imaginación. Realizada en 1962 por el fotógrafo y escritor Chris Marker, esta película francesa resulta más completa que su nueva adaptación, Doce monos, rodada como largometraje en 1995 por Terry Gilliam


Hardware wars

Si deseas realizar un cortometraje que la gente quiera ver realmente (y no sea sobre sexo), haz una parodia de La Guerra de las Galaxias. Esta parodia de Ernie Fosselius es la que más le gusta a George Lucas


405, de Bruce Branit y Jeremy Hunt, 2000

The Film Internet Movie Guide señala 405 como el mejor cortometraje disponible en la red. Es una de las pelíoculas más populares en internet de todos los tiempos. La historia que involucra un avión, una anciana y una atestada autopista de Los Angeles, se filmó en un fin de semana con una cámara DV Canon Optura. Se puede ver en www.ifilm.com

sábado, 24 de abril de 2010

El domingo 25, Harry Potter en el Fetiche.




El Fetiche joven en colaboración con la concejalía de la Juventud del Ayuntamiento de Benavente proyectará este domingo 25 de abril la última de Harry Potter. Hala al cine con los niños!!!!

martes, 6 de abril de 2010

"La cinta blanca" de Michael Haneke


Crítica

En los oscuros orígenes del mal

CARLOS BOYERO

Enfrentarse al mundo obsesivamente turbio, irremediablemente maléfico, habitado permanentemente por la violencia transparente y subterránea, de un autor tan desasosegante como reconocible llamado Michael Haneke implica que el avisado o virginal espectador acabe con el estómago y el cerebro revueltos, consciente de que ha vivido una experiencia ingrata pero también hipnótica, de las que dejan lacerante poso. También la certeza de que lo que has visto, oído, temido e intuido tiene el efecto de una pesadilla duradera. Cuando los siempre inquietantes planteamientos de Haneke encuentran el lenguaje, el ritmo y la atmósfera que necesitan sus radiografías del mal generalizado o de los demonios interiores (cuando no acierta, como en las detestables Código desconocido y El tiempo del lobo la oscuridad de su mundo puede ser críptica e irritante), su cine tiene capacidad para dejarte tocado. En mi caso, lo había logrado con Funny games, La pianista y Caché. En la magistral La cinta blanca su estilo logra terrorífica armonía con sus obsesiones.

La voz en off de un anciano evoca viejas y nunca resueltas atrocidades que ocurrieron en el luterano y presuntamente apacible pueblo del norte de Alemania en el que ejerció de maestro cuando era joven. Ocurre en vísperas de la Guerra del 14 y está fotografiado en un nada caprichoso blanco y negro. El blanco se identifica con la rectitud y la pureza, la que le exigen a sus hijos padres inflexibles, con unos principios que no admiten desviaciones ni heterodoxia y que compaginan sin el menor sentido de culpa la Biblia con el látigo para imponérselos a los suyos. Poco a poco comprobaremos que casi todo es negro, enigmático y tortuoso en ese universo regido por el orden, el supremo valor de las apariencia, la podredumbre moral, las imposiciones ciegas de la fuerza, el imperio del miedo en la conducta de los aparentemente sometidos y sus sádicas y devastadoras consecuencias sobre los más débiles.

Haneke retrata y disecciona este ambiente tenebroso con frialdad de cirujano. Que todo huela a podrido, a los abismos de la doble moral, a intransigencia, a manipulación, a agresividad física y síquica en las relaciones que establecen los adultos (hay una secuencia brutal con un hombre vomitándole a su amante con datos implacables el asco que le provoca, en la que cualquier espectador medianamente sensible se plantea taparse los oídos) puede ser ingrato de ver, pero que la violencia se ensañe con los niños, se la contagie y marque monstruosamente su conducta alcanza efectos terroríficos en el espectador.

El ritmo de esta sombría película es estratégica y agobiantemente lento, pero no te permite desentenderte de ella. Te asusta mucho más el catálogo de horrores que te hace presagiar la cámara filmando puertas cerradas y haciendo elipsis que lo que te muestra. El infierno no está descrito con naturalismo, se esconde detrás de la apacible cotidianeidad. No abunda la alegría, la naturalidad o la inocencia (esto sólo se lo pueden permitir los niños más pequeños y otro con discapacidad mental), pero los oficios religiosos, la educación escolar, la fiesta de la recogida de la cosecha, la incuestionable autoridad paternal, la atmósfera de la calle y de los hogares está empeñada en mantener la respetabilidad, en demostrar que la rigidez es el principal baluarte del orden.

Y como siempre en el cine de Haneke hay simbolismo y parábola. Compruebas con un escalofrío al terminar La cinta blanca que la alegoría no es gratuita. Sabes que esos niños familiarizados con los traumas, el abuso, la tortura y el espanto crecerán. Son caldo de cultivo para que un tal Hitler les convenza de que todo está permitido en nombre de la sagrada patria. Y actuarán en la futura barbarie sin sentido de culpa, en perfecta química con lo que mamaron.

lunes, 5 de abril de 2010

La cinta blanca, de Michael Haneke (Alemania, 2009), el martes 6 de abril a las 21 h. en los Multicines Benavente

Premios de la Academia de Cine Europeo 2009. Mejor Película. Mejor Director. Mejor Guión
Palma de Oro en Cannes 2009

La cinta blanca, del cineasta austriaco Michael Haneke, es hasta la fecha, sin duda, la mejor película de la temporada, única acreedora a día de hoy de ese calificativo tan desgastado como caprichosamente aplicado que conocemos como “obra maestra”. La última película de Haneke lo es por méritos propios: guión perfecto, historia sólida, interpretaciones que combinan naturalidad con enormes dosis de inquietante frialdad, bellísima y no menos inquietante fotografía en blanco y negro de Christian Berger, uso inteligentísimo de la música y un gusto exquisito para escogerla y, además, respeto y complicidad hacia la capacidad de evocación y de reflexión de un público al que se supone adulto, maduro e inteligente.

Las habituales reflexiones sociopolíticas de Haneke, casi siempre vinculadas a lo más oscuro del ser humano en general, y a la violencia en particular, se vuelcan aquí en la historia, en concreto en la historia alemana como ejemplo de brutalidad. La voz en off del antiguo profesor de un pueblo protestante del norte de Alemania en 1913, relata tiempo después los incomprensibles acontecimientos violentos que sacudieron la plácida y tradicional existencia de la comunidad: el médico del pueblo sufre un atentado cuando un cable es tendido en el camino justo cuando él monta su caballo al trote, unos niños son torturados, una mujer sufre un extraño accidente, un granero es incendiado… El maestro nos cuenta la vida en el pueblo durante aquellos días y, mientras recuerda los días en que se enamoró de Eva, rememora sus propias investigaciones para esclarecer aquellos extraños fenómenos, de las cuales se reveló una naturaleza oculta, oscura y siniestra yacente bajo la capa de sobria austeridad de la vida en el pueblo.

Con unas interpretaciones sobresaliente (destacan especialmente Susanne Lothar, Michael Kranz y el gran Ulrich Tukur) poderosas imágenes que atrapan y seducen más por la inquietud de lo que sugieren que por la belleza de lo que muestran, de las que se desprende una sensación tan incómoda y amenazante como sutil y reconfortante, la película realiza una acertada y conveniente interpretación sobre el origen de las conductas violentas y autoritarias, sobre las frustraciones y represiones que despiertan los instintos de la venganza y la crueldad, y consigue una película tan hipnótica como lúcida, tan apabullante como aterradora. Mezcla de intepretación sociopolítica de la historia, de drama costumbrista, de película de intriga y suspense, y con el añadido de unas poquísimas y muy sutiles pinceladas de terror, la ganadora del Globo de Oro a la mejor película de habla no inglesa y de la Palma de Oro en Cannes, se hace merecidamente acreedora de todos los premios habidos y por haber de este año. Cinta en blanco y negro que, con la misma aparente inocencia que viene inspirada por el blanco de su título bucea en lo más oscuro de nuestra naturaleza, y cuyo visionado se hace imprescindible.



Título: Das weisse Band / Eine deutsche Kindergeschichte
Año: 2009
Duración: 145 minutos
País: Austria / Alemania
Director: Michael Haneke
Reparto: Susanne Lothar, Ulrich Tukur, Burghart Klaußner, Josef Bierbichler, Marisa Growaldt, Steffi Kühnert, Michael Schenk, Janina Fautz, Michael Kranz, Jadea Mercedes Diaz, Theo Trebs
Guión: Michael Haneke
Música: VV.AA.
Fotografía: Christian Berger
Producción: Les Films du Losange / Wega Film / X-Filme Creative Pool


domingo, 4 de abril de 2010

El curioso caso de Benjamin Button, el domingo 4 de abril a las 19 h, en los multicines Benavente

El Fetiche Joven, grupo de jóvenes que pertenecen al Cineclub Fetiche, inicia su andadura con la proyección el domingo 4 de abril de la película "El curioso caso de Benjamin Button"
La cita será el Domingo 4 de abril a las 19 h, en los Multicines Benavente


 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.