domingo, 18 de diciembre de 2016

"Smoke" de Wayne Wang; el martes 20 de diciembre a las 21h. en los Multicines Benavente

 




Tan sencilla como la vida misma podría catalogarse esta interesante y conmovedora obra del japones y afincado en tierras americanas, Wayne Wang (nombre puesto por su padre por la gran admiración de éste al actor John Wayne). La trama de la historia apoyada en las relaciones humanas estaría escrita de manera sobresaliente por un debutante en tierras cinematográficas, Paul Auster (ganador del Premio Príncipe de Asturias en el año 2.006), en ella nos situaría en el día a día de unos singulares personajes en el barrio de Brooklyn, entre ellos, Auggie Wren, el dueño de una tienda de tabaco aficionado a sacar fotos diariamente en el mismo lugar y con el mismo encuadre; Paul Benjamin, un escritor en plena crisis de creatividad desde el fallecimiento de su esposa y Rashid Cole, un chico de color en busca de su padre mientras es perseguido por un grupo de delincuentes. El film se caracterizaría por tener sinceros e ingeniosos diálogos que llenan la totalidad de la película y por la naturalidad y realismo que desprenden el grupo de actores que componen la obra, donde destacaría la presencia de Harvey Keitel ("Reservoir dogs (1992)") en el papel de Auggie Wren y William Hurt ("El turista accidental (1998)") como el novelista Paul Benjamin, ambos serían participes de dos de los momentos cumbres del film, el monólogo sobre el peso del humo o el personal y peculiar cuento de navidad descrito también en imágenes mientras suena la canción "Innocent when you dream"de Tom Waits en el final del film. Ese mismo año Wayne Wang y Paul Auster volverían a reunirse para realizar su secuela ("Blue in the face (1995)"), un título que continuaba la estela de su primogenitora: guión fresco a pesar de la simplicidad de su conjunto y que en esta ocasión contaría numerosos cameos de famosos del mundo del cine y la música. Como curiosidad, Forest Whitaker ("El último rey de Escocia (2006)") hacía de padre de Harold Perrineau ( Rashid Cole) a pesar de que éste sólo le saca una diferencia de dos años.



domingo, 11 de diciembre de 2016

Corazón Gigante, de Dagus Kári, el martes 13 de diciembre a las 21h. en los Multicines Benavnete

 

ESPECTACULAR GUNNAR JÓNSSON

Corazón gigante: los 'amarillos' islandeses

Llega a las salas españolas la quinta película del realizador islandés Dagur Kári, Corazón gigante (Fusi), una tierna revisión del chico-conoce-chica entre 'bichos raros' que interpreta de manera magistral el actor Gunnar Jónsson.
Un buen ejemplo del imprescindible papel de los festivales internacionales para producciones modestas. Corazón gigante (Fúsi) es la quinta cinta del director islandés Dagur Kári y, tras recibir el aplauso de la crítica y el público, además del premio al mejor actor para Gunnar Jónsson, en el Festival de Cine de Valladolid, se convierte en la primera en llegar a las salas españolas (su anterior trabajo, Un buen corazón, sí llegó a nuestro país, pero directamente en DVD). Y el público español, como el de Valladolid, se dejará atrapar por una historia cuya mayor fortaleza es, como la de su protagonista, tener un corazón gigante.

El inmensamente genial Gunnar Jónsson es Fúsi, un hombre con sobrepeso y pocas habilidades sociales que, pasada la cuarentena, vive con su madre, su único hobby es construir maquetas de batallas de la Segunda Guerra Mundial nunca ha tenido novia y tampoco tiene demasiados amigos ni habilidades sociales suficientes. La primera parte del metraje dibuja, desde la sensibilidad y la ternura que sostienen toda la cinta, la rutina de Fúsi: desayunar los mismos cereales de siempre; ir a un trabajo, de ‘maletero’ en el aeropuerto de Reikjavik, en el que soporta estoicamente las bromas pesadas –a veces, sobrepasan ese término, de sus compañeros; cada viernes, comer en un tailandés de confianza; jugar una vez por semana a un juego de roll con el único amigo que tiene; y llamar cada noche a una emisora de radio para pedir una ración de heavy metal desestresante. Hasta que la nueva pareja de su madre le regala un bono para aprender a bailar country y, en las clases, conoce a Sjöfn (Ilmur Kristjánsdóttir), una mujer que esconde una soledad que, a diferencia de Fúsi, no le cabe en el cuerpo.

A través de la relación que surge entre ambos, el protagonista aprende una forma de felicidad hasta ahora desconocida y el cineasta aprovecha para hablar de la inadaptación; de la soledad tanto física como emocional; de los “bichos raros” que terminan, a empujones, en los márgenes; de primeras veces tardías; del valor que uno se da a sí mismo; de las apariencias, el individualismo y de la generosidad.

Kári narra la cinta desde el punto de vista de Fúsi y se afana porque empaticemos con él. De hecho, en la butaca tenemos la misma información sobre Sjöfn que el protagonista: podemos intuir heridas que nadie nos explica y poco más, en una revisión del chico-conoce-chica en la que más que el desenlace importa la distancia entre los puntos de partida y de llegada. Sjöfn vendría a ser para Fúsi uno de ‘los amarillos’ de Albert Espinosa, una de esas personas que, según la descripción del autor catalán, “no son ni amantes ni amigos, esa gente que se cruza en tu vida y que con una sola conversación puede llegar a cambiártela”. Evidentemente, Fúsi para Sjöfn también lo es, pero esa sería otra película.

Entre el romance y el drama con pinceladas cómicas, Corazón gigante consigue mover las emociones del espectador sin mostrar sus artificios, de una manera orgánica que se debe, sobre todo, a la tremenda interpretación de Jónsson. Es imposible no terminar amando al gigante bonachón, generoso e infantil que compone a base de gestos y miradas el actor islandés, un personaje que recuerda al también tierno e inexperto Jack de
Una cita para el verano, el único trabajo en la dirección del fallecido Philip Seymour Hoffman.

El hielo de Islandia se traduce en una fotografía grisácea y fría que contrasta con la calidez de Fúsi y los temas de Dolly Parton que dominan la banda sonora. Una cinta que, desde el terreno de la autoría, llegará a grandes sectores del público dada su enorme capacidad para arrancar la empatía y conmover.
Entrevista
En SensaCine hemos tenido la oportunidad de hablar con el director y guionista de la cinta, Dagur Kári, en su reciente visita a Madrid. Esto es lo que nos ha contado sobre la película, que ha cosechado un gran éxito en festivales como los de Valladolid, Tribeca y Cairo, entre otros.
¿Cómo y cuando surgió la idea de la película? Todo empezó con el actor Gunnar Jónsson. La primera vez que le vi hace 20 años, él formaba parte de un programa de comedia televisivo en Islandia. En él participaban todos los grandes actores de comedia del país, pero Gunnar no era uno de los grandes; era uno más del reparto, que sólo iba de vez en cuando. No era un profesional. Pero enseguida me encanto su presencia e intuí que había algo único en él, y empecé a pensar e imaginar una película donde él fuese el protagonista absoluto, una película dramática... Pero luego mi carrera fue por donde fue. Primero fui a Islandia, Dinamarca, luego aterricé en EE.UU... Pero siempre tuve el proyecto en la mente.Luego, hace cinco años más o menos, estaba yo en Islandia esperando un vuelo, viendo los vehículos de carga y descarga de los aviones, y de repente decidí colocar a ese hombre enorme y gigantesco dentro de ese vehículo pequeñito que parece un juguete. Y eso fue un poco lo que desató la historia. También es la primera imagen de la película y es una metáfora clave sobre un adulto atrapado en la infancia.
¿Es autobiográfica en algún sentido? No. No es autobiográfica. Es sólo sintonizar con esa persona y dejarme inspirar y sacar la historia de él. Extraer la historia. Pero la relación entre ficción y realidad es bastante compleja. Siempre son muchos elementos, casi como una cuerda que tiene miles y miles de hilos y algunos de esos hilos tienen elementos autobiográficos. Pero es una confluencia de muchas cosas...
La película está cosechando un gran éxito en los festivales. ¿A qué cree que se debe? Creo que es una historia muy universal y, aunque Fusi es diferente de las personas normales, creo que muchos pueden identificarse con él a ciertos niveles porque la mayoría de la gente ha experimentado esa sensación de sentirse atrapado en la vida, pensar que la vida ya no tiene más que ofrecer, y creo que muchas personas sueñan que un día la coincidencia entre en su vida para cambiarla. Pero el tema principal de la película es que nosotros como personas tendemos a juzgar a los demás basándonos en información superficial, y con Fusi, que mide dos metros, pesa 200 kilos, lleva ropa militar, coleta… Enseguida creamos un pensamiento sobre qué tipo de persona es. Y luego la película muestra una historia completamente distinta a lo que nos esperábamos por nuestros prejuicios. Por eso, la cinta hace que el público piense sobre cómo miramos a los demás, sobre cómo solemos juzgarlos.
En el último Festival de San Sebastian ganó la Concha de Oro otra película islandesa, Sparrows de Rúnar Rúnarsson. ¿Cree que el cine islandés es más conocido ahora en el mundo?
El año pasado fue excepcional para el cine islandés porque teníamos tres películas con atención internacional: mi película, Sparrows y Rams. Y las tres juntas han ganado como 130 premios internacionales, lo cual nunca había pasado antes. Esperamos que esto sea el inicio de una época dorada para el cine islandés, pero nunca se sabe. Puede que esto sea sólo una mera coincidencia.

 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.