jueves, 15 de marzo de 2007

"Laura" de Otto Preminger, el martes 20 a las 21 h.





El martes 20 a las 21 horas en los Multicines Benavente
El Cine-club Fetiche se complace en presentarles...
LAURA 1944 de Otto Preminger
SINOPSIS ("Nunca olvidaré aquel fin de semana en el que Laura murió...")

1941, en la ciudad de Nueva York, una mujer llamada Laura Hunt (Gene Tierney) ha sido asesinada. El detective Mark McPherson (Dana Andrews) se hace carago del asunto, siendo sus primeras tareas el interrogatorio de dos posibles sospechosos, un veterano periodista homosexual llamado Waldo Lydecker (Clifton Webb) y Shelby Carpenter (Vincent Price) vividor y mujeriego, y el prometido de la fallecida. Los personajes, eje central de la narración, cuyas relaciones ambiguas y un tanto superficiales estructuran la historia, nos introducen en la trama. “Nunca olvidaré aquel fin de semana en el que murió Laura”... con esta primera frase de la película pronunciada en off por Waldo ya Preminger nos ha atrapado en ella. Laura es una intensa película romántica, con los celos y la obsesión prinipal mecanismo temático. Laura, bellísima, parece haber fascinado a todos los hombres que la conocían, e incluso el detective encargado del caso queda a su vez irresistiblemente embrujado por la figura de la joven muerta.

Ficha artística

Gene Tierney


















Dana Andrews













Clifton Webb











Vincent Price









Judith Anderson









Palmarés

Primer largometraje sonoro del actor Clifton Webb. Su brillante interpretación de Waldo Lidecker le valió una nominación al Oscar como secundario. La película fue candidata a cinco premios de la Academia, pero solo obtuvo la estatuilla a la mejor fotografía en blanco y negro para Joseph LaShelle (las nominaciones fueron para actor secundario, Webb, dirección artística, director y guión). Quien ni siquiera llegó a estar nominado fue el compositor David Raskin por su maravillosa partitura; irónicamente, hoy en día Laura ocupa el séptimo puesto en la lista de las 100 Mejores Bandas Sonoras del American Film Institute.

FICHA TÉCNICA

Director: Otto Preminger
Productor: Otto Preminger
Escritores: Vera Caspary (novel), Jay Dratler, Samuel Hoffenstein, Betty Reinhardt

Música: David Raksin
Cinematografía: Joseph LaShelle, Ray Mala
Montaje: Louis R. Loeffler
Distribuido por: Twentieth Century Fox
Fecha de estreno: 11 de octubre, 1944
Duración: 88 min. Película en blanco y negro
Idioma: Inglés

¿Quién mató a Laura Hunt?

El cine negro o "film noir" se halla enmarcado en lo que se ha denominado "cine de género". Este tipo de clasificación, a la que era muy propenso el Hollywood de la época de los estudios, daba al espectador unas claves para que supiera reconocer a priori qué película se iba a encontrar antes de acudir a la sala de exhibición, "una de vaqueros", "una de amor", "una de gangsters"...
Cine que entrañaba (y desentrañaba) una serie de códigos que le eran propios y con los que el espectador era capaz de reconocer de forma inmediata un determinado tipo de películas. Términos como femme fatale, investigador privado, bandas de gangsters o ley seca, se convertían en claves que el público ya identificaba en los trailers o en la publicidad que el propio estudio lanzaba. Estas películas negras, oscuras, intimistas, que nos dejan cierto regusto amargo y, sobre todo, absolutamente "clásicas", fueron sustituyendo la violencia de los primeros títulos por historias de mayor contenido psicológico, mayor complejidad en las relaciones entre los personajes y una mayor profundidad de las tramas. Películas en las se proponía la forma narrativa de utilización de la música o de la fotografía en sombras, a la que ayudó a potenciar el uso de la fotografía en blanco y negro.
Sus estructuras narrativas, sus personajes estereotipos y los espacios en los que las historias se desarrollan, urbanos en su mayoría, marcan un universo propio y específico, sin más límites que los que el propio género se imponía.
El cine negro, que llegó a su etapa de madurez en los años cuarenta, nos ofrece películas muy personales, a las que directores como Hitchcock, Lang, Siodmak, Daves o Tourneur imprimirán su personal visión del género.
Y uno de estos destacados directores que se acercó al cine negro fue Otto Preminger (1905-1986). Director a quién le gustaba supervisar todas las etapas de la producción de sus películas, desde el guión hasta el montaje, se desmarcó con inteligencia del control férreo que ejercía el todopoderoso productor sobre el proceso de producción. En su filmografía encontramos títulos cuanto menos interesantes y algunas obras maestras. Carmen Jones (Carmen Jones, 1954), Rio sin retorno (River of no return, 1954), El hombre del brazo de oro (The man with the golden arm, 1955), Anatomía de un asesinato (Anatomy of a murder, 1959) o Exodo (Exodus, 1960) son ejemplos de cómo Preminger cuidaba las historias, la profundidad de los personajes y sobre todo la actuación de sus actores desde el trabajo complejo y minucioso de las emociones.
Laura fue un proyecto que le vino a las manos de forma casual. Adquirió una historia basada en una novela que un año antes había publicado Vera Caspary y por la que nadie parecía interesarse. Laura se convertirá en uno más de esos numerosos ejemplos de cómo una película que sufre a priori todos los obstáculos posibles en su producción, incluida la desconfianza de los propios actores en el guión, termina convirtiéndose en una de las grandes películas de la historia. Porque Laura es una película redonda, única e irrepetible. La sólida estructura narrativa, sus bien perfilados personajes, los brillantes diálogos y un final de mano maestra están conducidos por la dirección de un Preminger lúcido, seguro, preciso, con absoluto control sobre la obra.
Laura supondría uno de los mayores exponentes del subgénero (si se me permite tal clasificación) policiaco. Un policiaco que iría más allá de la simple investigación criminal, que aquí pasa a un segundo plano, para ahondar en las relaciones sociales y las motivaciones emocionales de los personajes. Personajes para los que Preminger eligió con cuidado a los actores que debían interpretarlos ya que sabía que tendrían que llevar el peso de la historia.
Preminger trabaja con largas secuencias en las que un detective Mark McPherson (Dana Andrews) intenta mediante los rutinarios interrogatorios averiguar las circunstancias del asesinato de una joven, Laura Hunt (Gene Tierney). Tenemos información sobre ella por lo que los demás personajes cuentan de su relación personal con Laura. Su elegante personalidad y belleza (Gene Tierney nunca ha estado tan bella), siempre presente a través del famoso retrato, acaban convirtiéndose en obsesión para McPherson a quien Waldo Lydecker personaje interpretado por Clifton Webb, en un reproche teñido de cierta necrofilia, reclama; Lleve cuidado McPherson o acabará en un sanatorio mental, con seguridad sería el primer paciente enamorado de un cadáver.
Los personajes, eje central de la narración, cuyas relaciones ambiguas y un tanto superficiales estructuran la historia, nos introducen en la trama. Nunca olvidaré aquel fin de semana en el que murió Laura... con esta primera frase de la película pronunciada en off por Waldo ya Preminger nos ha atrapado en ella. Una trama cerrada en la que el giro de la historia se produce a mitad del film en el que Laura aparece como una aparición, una "vuelta a la vida", una materialización de su propio retrato, el sueño anhelado de McPherson convertido en realidad. La película da un giro de punto de vista y a partir de entonces la relación amorosa de McPherson con Laura y la investigación sobre quién ha sido realmente asesinado en el apartamento de Laura y el por qué, se convierten en el eje central de la última parte de la película. Los celos, el amor, la lealtad, el odio o la amistad traicionada se convierten en las motivaciones de los personajes. Para potenciarlas Preminger da importancia a tres objetos en la historia; el cuadro, el reloj y la escopeta. El cuadro como presencia absoluta de la protagonista, imagen que catapulta los sentimientos del detective durante la ausencia de Laura. Objeto de adoración e imagen icónica de la protagonista. Funciona, dado su gran poder de fascinación para el espectador, como herramienta narrativa, de forma muy parecida a como lo hacía el cuadro de Alice Reed personaje de Joan Bennet por el que queda atrapado sin posible vuelta atrás Richard Wanley (Edward G. Robinson) en La mujer del cuadro (The woman in the window), película que Fritz Lang rodaría ese mismo año.
El reloj, que narrativamente abre y cierra la historia, relaciona a los personajes de Laura y su pygmalion, Waldo, el reloj como nexo de unión eterna que acaba destruido al igual que la relación entre los dos personajes. La escopeta, arma del asesinato, escondida en el reloj, regalo de Waldo a Laura como símbolo de esta unión, paradójicamente es destrozado al final por un disparo destinado a la protagonista.
La propia Laura es un personaje pulido, refinado y madurado por la sensibilidad y dedicación de Waldo Lydecker, gracias a quien, logra alcanzar éxito profesional y prestigio social. Waldo, inseguro y celoso de su propia creación, intenta destruirla cuando se da cuenta de que Laura amenaza con escapársele de las manos cada vez que un hombre atractivo aparece en su vida. Su personaje pondrá el contrapunto irónico, muy dotado para la réplica brillante, ante la situación de tensión y sospechas que se crea por el asesinato.
Laura no es el prototipo de "femme fatale" del cine negro. Su personalidad es menos dura, implacable y peligrosa que las "heroínas" del género. Su personaje desprende cierto misterio aunque es más cercana, vulnerable e "inofensiva" que estas. Su presencia, potenciada por la música como un sutil aroma que flota en el ambiente, estará siempre presente para el espectador.
Y todo ello dirigido con impecables composiciones de plano, una planificación sencilla donde siempre encontramos dos o más personajes en cuadro y unos casi imperceptibles movimientos de cámara gracias a los cuales la atención del espectador no se desvía de lo para Preminger tiene prioridad, la evolución de la historia a través de los diálogos y la actuación de sus actores.
Las transiciones son muy efectivas, la secuencia en la que McPherson y Waldo hablan de Laura en el restaurante, utiliza como recurso un largo flashback donde la vemos por primera vez y, sobre todo, el momento de la reaparición de Laura en su apartamento, en el que McPherson se ha quedado dormido cerca del retrato y se despierta creyendo que lo que ha visto es una aparición. Uno de los mejores momentos de la historia del cine.
El desenlace es rápido y produce cierta sorpresa en el espectador. Preminger nos ha proporcionado pistas ambiguas, en algunos casos algo infantiles y situaciones que no acaba de aclarar del todo (la averiada radio de la cabaña, el whisky barato encontrado en casa de Laura o su escopeta disparada) que no ayudan a que el espectador pueda ir desentrañando la trama, sino al contrario, nos deja con una vaga explicación y que utiliza únicamente para desviar las sospechas de un personaje a otro.
A pesar de ello, y de que la historia produce algunos meandros, la película nos deja esa extraña sensación de haber visto algo único, indescifrable, eterno, en la que todo está donde tiene que estar y es lo que tiene que ser, ese algo indescriptible que sólo nos dejan las obras maestras.
Quizás merezca una mención especial la música compuesta por David Raksin. La dulce melodía de Laura, que evoca continuamente a la protagonista, se convirtió en un gran éxito. La fotografía de Joseph Lashelle obtendría un Oscar a la mejor fotografía en blanco y negro de ese año.
Para Preminger Laura también supuso un gran éxito en su carrera. Como él mismo confesaría, a partir de esta película, se convertiría en todo lo independiente que podía ser un productor o un director en aquella época. La situación perfecta para un cineasta que necesitaba amplio margen para desarrollar su trabajo creativo.












http://miradas.net/0204/clasicos/2003/0305_laura.html





































































































1 comentario:

Contador_de_historias dijo...

No es para hablar de "Laura", no. Eso lo dejaría para comentar después de la película. Es para comentaros la posibilidad de impartir un curso de guión cinematográfico este verano en Benavente.
Se lo he comentado al Ayuntamiento y espero noticias, pero, de todas formas ¿qué os parece la idea?
Para cualquier respuesta chema@m3p.es

 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.